TIEMPO RE@L

miércoles, 14 de febrero de 2018

SU PARANOIA NO CONOCE LÍMITES: La NSA seguirá vigilándonos por tiempo indefinido

En este año hemos visto, una vez más, como el Congreso de Estados Unidos aprueba la extensión de tiempo de una de sus normas más controvertidas: la sección 702 de la FISA Amendments Act, la ley que, en términos simples, es la base legal para el monitoreo de comunicaciones por las agencias de inteligencia estadounidenses. La sección 702, en particular, es la que permite recolectar llamadas, correos electrónicos, mensajes de texto y más, de ciudadanos no estadounidenses que son investigados por tales agencias; todo esto sin necesidad de una orden judicial. Es decir, es la ley que permitió, y permitirá por al menos seis años más, programas de espionaje como los develados por Edward Snowden en el 2013. La noticia es negativa, cuando menos. En cada ocasión que ha tenido el Congreso de EE.UU. de poner límites reales a la vigilancia, ha optado por modificar las reglas de forma tal que agencias como la NSA, la CIA o el FBI sigan operando, con bajísimos resguardos procedimentales y manteniendo un nivel importante de secretismo. Y, aún más grave, es que se niega – otra vez – la privacidad de quienes se comunican con personas en EE.UU., en nombre de la recolección de inteligencia. Colegas, amistades, familiares, compañeras de estudio y más se vuelven así posibles focos de vigilancia. Y el constante tránsito de nuestras conversaciones, imágenes, videos y textos por servidores ubicados allí los pone a disposición de esas agencias para ser leídos, estudiados y almacenados sin que lo sepamos. De paso, esto perjudica también a las personas dentro de EE.UU., que por comunicarse hacia el extranjero pierden buena parte de sus garantías constitucionales mínimas, como una orden judicial. Esto pudo haber cambiado, al menos en parte, en razón de la contingencia política: la impopularidad de Donald Trump parecía realinear las fuerzas políticas en contra de posibles arbitrariedades de las agencias de inteligencia que forman parte del aparato gubernamental que dirige el presidente. Así fue como algunas reformas mínimas asomaron la cabeza en el Senado. No obstante, la votación para avanzar sin discutir reformas recibió apoyo de los supuestos opositores a Trump. La supuesta resistencia no demostró ser tal al momento de resguardar los derechos de los ciudadanos estadounidenses; el resto del mundo, en tanto, sigue expuesto. Cuatro años y medio después de las revelaciones de Snowden, y tras largos e intensos debates sobre los límites de la vigilancia estatal y las garantías mínimas que ella debe cumplir, parece ser que en las esferas de toma de decisiones sigue primando un concepto de seguridad que sacrifica derechos fundamentales, socavando aún más a la democracia y poniendo en entredicho el valor de sus instituciones. La intensa lucha de organizaciones de la sociedad civil en EE.UU. se mantiene frente a una clase política inflexible y un complejo de instituciones de vigilancia que opera en casi total impunidad. A pesar de lo lejano que parece este debate, que tanto nos afecta, quedan espacios de acción a nivel colectivo e individual. Las noticias de los debates políticos en EE. UU. todavía dejan fuera el alcance real de la vigilancia a diario, una actividad velada, a menudo auxiliada por la infraestructura del capitalismo de la vigilancia. También queda fuera de nuestro conocimiento lo que las agencias de inteligencia hacen a diario dentro de nuestros países en sus actividades de vigilancia. Y es por ello que mantener la lucha a nivel local, exigiendo controles democráticos sobre las agencias de inteligencia, y sobre la adquisición de tecnología de vigilancia, así como aprender a defenderse de esta, se vuelve hoy más importante que nunca :(

PLAYSTATION 5: Radicalmente extremo

Los rumores sobre PlayStation 5 se han incrementado en el inicio del 2018 y algunas fuentes apuntan a una presentación en la feria E3 que se celebrará del 12 al 14 de junio en Los Ángeles. Como sabéis, Sony comercializó la PlayStation 4 Pro a finales del 2016, pero se ha quedado en menos de lo prometido. Xbox One X le ha “sacado los colores” en términos de potencia y es seguro que la firma japonesa está trabajando en una nueva consola de videojuegos. Aún así, no te engañes, Sony ha destrozado a Microsoft en ventas de consolas en esta generación y la PS4 lidera el sector por amplísima diferencia con más de 70 millones de unidades vendidas. Ello nos lleva a valorar la fecha de lanzamiento de PlayStation 5. La mayoría de medios lo sitúa en el 2019, pero algunos analistas señalan el éxito de PS4 para retrasar su llegada: “Sony está haciendo tanto dinero con PS4 que no pondrá en marcha PlayStation 5 hasta que no se ralentice las ventas de las consolas actuales”. En cuanto a potencia, es seguro que la ejecución nativa de videojuegos con resoluciones 4K y 60 FPS es el gran objetivo. Todo apunta que mantendrá la base actual de CPU x86 y GPU personalizada con memoria unificada. La apuesta por AMD ha dado buenos resultados y se habla de una CPU RYZEN de ocho núcleos y una GPU Radeon Vega. Otras fuentes sugieren que se dará el salto a una estructura de CPU y GPU independientes. Otra novedad sería el aumento de la capacidad de almacenamientode la consola con un disco duro de 2 Tbytes. Los motivos son conocidos, el enorme espacio ocupado por los grandes juegos actuales. Anota también un reproductor Blu-ray 4K. No tendría sentido que el mayor dispositivo de entretenimiento de la compañía responsable del formato no soportase los mismos, por mucho que el streaming esté acabando con el formato. Si alguna vez tuvo vida. Finalmente, un punto vital en la venta de consolas: el precio. Se apunta que Sony repetiría la estrategia de Microsoft con la Xbox One X y su precio de salida sería de 499 dólares. Aún que da tiempo para su llegada. Ya actualizaremos :)

domingo, 11 de febrero de 2018

BITCOIN: Nada es lo que parece

Las criptomonedas han comenzado 2018 registrando, en su mayoría, con grandes caídas. De hecho, bitcoin ha reducido su precio un 46% en el último mes. Las causas de esta gran bajada -ha pasado de superar los 12.792 euros a bajar a los 4.980 en sus picos más alto y más bajo de los últimos 30 días- se deben a las advertencias de las entidades bancarias y a las restricciones gubernamentales. Son varios los bancos que han alertado a sus clientes sobre la compra de esta moneda digital y países como China –uno de los grandes compradores de bitcoin– ha anunciado que pondrá un cortafuegos para evitar que sus ciudadanos puedan acceder a los Exchangede criptodivisas. A pesar del gran declive de esta moneda en los últimos días, no es la primera vez que sufre un revés parecido. Para encontrar la primera gran caída del bitcoin en toda su historia hay que trasladarse al año 2011. El 8 de junio de aquel año, la moneda tocó techo al alcanzar los 29,6 dólares. Apenas dos meses después, la divisa redujo su valor hasta los 6,55 dólares. A finales de abril de 2011, el bitcoin equivalía a un dólar americano -se cambiaba a 1,11 dólares-. La primera gran burbuja y caída se produjeron porque, por primera vez, apareció en la prensa el nombre de esta moneda virtual. Una noticia sobre el fundador de Silk Road, que acababa de ser condenado a cadena perpetua, hizo famoso el bitcoin –el condenado era uno de los líderes del mercado negro en la Deep Web, donde algunos pagos se hacían con esta criptodivisa–. En el 2012, el precio del Bitcoin se mantuvo más o menos estable -pasó de estar valorado en 6,33 dólares a principios de año a finalizarlo por encima de los 17 dólares-. La segunda gran burbuja y caída se vivieron en el 2013. El 6 de abril de ese mes, tras varias subidas, tocó techo al alcanzar los 280 dólares. Solo una semana después el valor de esta moneda se redujo hasta los 68 dólares. La segunda burbuja del bitcoin encuentra explicación en la situación monetaria que estaba viviendo Chipre –durante 12 días se decretó un ‘corralito’–. Esto hizo que muchos chipriotas vieran en la criptodivisa una tabla de salvación y comenzaron a invertir sus ahorros en ella, este fue el gran motivo por el cual su precio se disparó y el bitcoin creció un 375% en 30 días. El 20 de noviembre de 2013, el vicegobernador del Banco Popular de China, Yi Gang, aseguró que personalmente adoptaría una perspectiva a largo plazo sobre la moneda –ese día el bitcoin costaba 540 dólares–. El 4 de diciembre, la divisa duplicó su precio y superó los 1.100 dólares. Tras esta espectacular subida, el 18 de diciembre volvió a estar valorado por debajo de los 522 dólares por moneda. Tras esta burbuja, el bitcoin no vivió subidas y bajadas tan bruscas, aunque sí fue reduciendo su valor. De esta manera, a principios del 2014, la divisa alcanzaba los 620 dólares; mientras que en marzo del 2015 su valor no superaba los 250 dólares. Pero fue en el 2017, cuando el bitcoin se consagró. Comenzó a llamar la atención de un mayor número inversores y cada mes iba superando un nuevo récord. Enero devolvió a la divisa al umbral de los 1.000 dólares, que ya alcanzó en 2014; junio hizo que rozase los 3.000 dólares por cada moneda; agosto terminó con el bitcoin en 4.700 dólares; septiembre le hizo retroceder hasta los 3.200 y en diciembre rompió con todos los pronósticos al superar los 19.000 dólares. Hoy está de bajada, pero no pasará mucho tiempo cuando vuelva a subir ¿Hasta cuando podrá mantenerse a flote? :)

OWWO X: El auténtico clon chino del iPhone X

Como sabéis, los chinos tienen esa ‘habilidad’ de copiar todo lo que cae en sus manos tratando de imitar en la medida de lo posible al modelo original, con la diferencia no solo del precio - más accesible por cierto - sino que también están fabricados con materiales de ínfima categoría, por lo que generalmente son de corta duración. Lo indignante de todo es que quienes los fabrican, tienen la protección oficial del gobierno chino para estafar a la gente con total impunidad. Como mayormente están destinados al mercado emergente (África, Lejano Oriente y América Latina) y vendidos de manera informal, las posibilidades de reclamar por el engaño son nulas. Sorprendentemente, son muy solicitados a sabiendas que son falsos, para presumir de ellos, haciéndolos pasar por ‘auténticos’. Ahora hemos conocido un nuevo clon chino, esos que nos intentan dar gato por liebre con un aspecto casi idéntico al original. En este caso se trata de una marca china desconocida, que copia desvergonzadamente - al menos en su exterior - al iPhone X de Apple. Su nombre es OWWO X, que como veis copia también la X en su denominación. Este móvil según la web oficial, porque en su paso por la ‘certificación’ china ha declarado otras especificaciones, cuenta con una pantalla de 5,7 pulgadas Full HD, prácticamente sin bordes, y que cuenta con el “notch” o muesca en la parte superior. Las características de este OWWO X no tienen nada que ver con las de un tope de gama, y ofrece un procesador de diez núcleos y 64 bit a 2.5GHz de velocidad. La memoria RAM es de 1GB, 2GB o 3GB, así como el almacenamiento de 16GB o 32GB, mientras que la cámara de fotos es dual, con dos sensores de 16 megapíxeles. La batería de 3180mAh y Android 7 Nougat. Como podéis imaginaros, su precio es de sólo 237 dólares, unos 190 euros al cambio :)

miércoles, 7 de febrero de 2018

ENEMIGOS DE LA HUMANIDAD: La conquista silenciosa de los robots asesinos

En la mitología celta, Taranis era el dios del trueno. El Thor de los galos. En la industria de la guerra en cambio, Taranis es un arma autónoma: un avión de combate que no necesita ayuda humana para levantar el vuelo, recopilar información, desplegar armas en territorio enemigo y volver a casa. Pero sí necesita autorización: "En todo momento Taranis estará controlado por un equipo de tierra altamente capacitado", asegura BAE System, fabricante líder en este proyecto que aún está en pruebas. Cuando el humano sale de la ecuación, la comunidad internacional se lleva las manos a la cabeza. "Lo peligroso es que sea autónoma la decisión de generar violencia. La decisión de matar", explica Pere Brunet, investigador del Centro Delàs de Estudios por la Paz. El problema no es que un vehículo armado pueda desplazarse entre dos puntos sin un conductor al mando sino que sea capaz de desencadenar un ataque de consecuencias potencialmente letales porque así lo han razonado sus algoritmos. "No puede no haber control en el momento en que se ejecuta algo violento", insiste Brunet. Como sabéis, la potencial amenaza de las armas autónomas letales fue lo que convenció a más de un centenar de compañías de inteligencia artificial y robótica para dar la voz de alarma en una carta abierta: "Una vez desarrolladas, estas armas permitirán que los conflictos armados se planteen a unas escalas mayores que nunca y en rangos de tiempo más veloces que las que puede comprender el ser humano. Estas pueden ser armas de terror, armas que déspotas y terroristas pueden usar contra población inocente. Una vez abierta la caja de Pandora, será difícil cerrarla". Estas palabras las firmaron en agosto pasado Elon Musk (Tesla) y Mustafa Suleyman (DeepMind), entre otros representantes de empresas de robótica e inteligencia artificial. Su destino era la convención sobre ciertas armas convencionales(CCW) de la ONU, a la cual correspondería tomar cartas en el asunto de controlar esta tecnología: "Si esto no se regula, desgraciadamente la industria va a continuar con lo que es rentable", lamenta Brunet. Taranis, que tiene pasaporte británico, es una de las 381 armas incluidas por el Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo (Sipri) en su dataset sobre autonomía en sistemas de armas. Esta propiedad no es nueva. De acuerdo con el registro del centro sueco, allá por 1957, se introdujo el misil ruso S-75 Dvina, cuyo radar monitorizaba continuamente el blanco y corregía la trayectoria en tiempo real. Esta es la idea básica de las armas autónomas modernas (y la autonomía en general): sensores que recopilan datos del entorno se combinan con software desarrollado para interpretarlos y definir planes de acción. Desde el punto de vista militar, el desarrollo de esta tecnología permitiría desplegar fuerzas a una velocidad mayor que la que posibilitan las capacidades humanas, "con mayor agilidad, precisión y alcance", explica Sipri. Además, un hipotético enjambre de robots autónomos podría operar en grandes grupos de una manera mucho más coordinada, estratégica y estructurada. Y en última instancia, se ahorrarían costes. Por ejemplo, el buque no tripulado Sea Hunter, desarrollado por Darpa -la agencia de proyectos de investigación del Departamento de Defensa de Estados Unidos-, es capaz de navegar sin timonel durante meses por unos relativamente baratos 15.000 dólares diarios. "La autonomía ya es una realidad en el desarrollo y uso de sistemas de armas", recogía el informe publicado por Sipri en noviembre. Sin embargo, la autonomía total que necesitaría ese enjambre de robots y contra la que se han rebelado colectivos como el que apoya la campaña Stop Killer Robots, aún no está en el campo de batalla. "Hay mucho desarrollado en inteligencia artificial, pero queda mucho más por hacer. Si esto se desmadra, no sé dónde podríamos acabar", razona José Manuel del Río, director ejecutivo de Aisoy Robotics. Su nombre y el de su empresa también están en la carta enviada a la CCW. "Nosotros somos todo lo opuesto al campo armamentístico", asegura Del Río. Este contraste es parte del problema. Las mismas tecnologías que Aisoy utiliza para desarrollar robots educativos con inteligencia artificial emocional sirven a los más de doscientos fabricantes que aparecen en el listado de Sipri para avanzar la guerra sin manos (humanas). "En Aisoy hacemos inteligencia artificial emocional, para desarrollar capacidades humanas, como la creatividad, la resolución de problemas, el trabajo en equipo... Pero esas capacidades también pueden usarse para el mal. Desde el punto de vista humano, hay personas que utilizan su capacidad creativa para hacer daño. Lo mismo ocurre con la inteligencia artificial: tiene un potencial que mal usado puede ser devastador", explica. Las primeras gotas de autonomía las puso Rusia en la defensa antiaérea, con su S-75 Dvina. Estos sistemas son ahora el tercer campo más prolífico para las armas autónomas, con 56 armas registradas por Sipri, solo por detrás de las aeronaves no tripuladas (126) y los sistemas terrestres no tripulados (70). A este arsenal han contribuido especialmente Estados Unidos, Israel y Rusia: entre los tres, concentran la mitad de las armas del listado. "No hay aún por el momento, una carrera armamentista por la autonomía", sentencia el informe de Sipri. De los diez mayores productores de armas del mundo, solo Estados Unidos ha manifestado oficialmente que la autonomía es un componente central de su estrategia para el futuro. Si embargo, también se sabe que este aspecto es parte principal de la estrategia del Reino Unido, Francia, Rusia, Japón, Corea del Sur y China, quienes han expresado su interés. Los primeros pasos de esta carrera no declarada nos llevarán antes a una guerra por control remoto que según Brunet tampoco está exenta de peligros: "Hay una increíble contradicción en la sociedad actual. Los países avanzados tienen abolida la pena de muerte. Curiosamente en algunos hasta hemos visto juicios por muertes extrajudiciales. Y por otra parte se está pensando en matar en tres niveles: el de las armas tradicionales, el de los drones con los que alguien en Estados Unidos mata a miles de inocentes en Afganistán - las llamadas ‘victimas colaterales’ - y por último, aquel en que ya no hay control humano". Sin embargo, el que fuera secretario de Defensa estadounidense hasta el pasado mes de julio no se cansó de prometer que sus aproximaciones a la guerra autónoma se parecen más a Iron Man que a Terminator: "La máquina asiste a un humano que está en control en todos los sentidos, pero le hace mucho más poderoso y capaz", explicaba. Lo que no prometía el secretario era que otros no fuesen a desarrollar las mismas armas autómatas que para Stop Killer Robots deben ir por el mismo camino que siguieron las minas antipersonales, los láseres cegadores y las armas incendiarias, entre otras, cuyo desarrollo y uso ha sido prohibido o restringido por la CCW: "Sistemas autoritarios que creen que las personas son una debilidad en la máquina gravitarán de forma natural hacia soluciones más automatizadas" anota. "La existencia de estas armas no puede justificarse de ninguna manera, sea cual sea al régimen político", sentencia Brunet. Para el investigador, el problema fundamental no son tanto los fabricantes habituales como los espontáneos. "Es mucho más fácil construir un arma autónoma que un arma nuclear", explica. Así, sin una regulación internacional que mantenga a raya los avances en este campo, el terrorismo tendría otra puerta abierta. "Compararía las armas autónomas con los explosivos. ¿Cuáles se pueden utilizar para un atentado? Infinitos. Y además, se pueden fabricar en casa. La única diferencia es que con las armas autónomas hay más sofisticación en la tecnología, pero lo único que hace falta es ser un poco espabilado", resume Brunet. Tanto él como Del Río coinciden en que el problema nace en la absoluta falta de regulación internacional sobre esta materia y la solución pasa por actuar pronto y crear concienciación: "Igual que tratamos de sensibilizar con los efectos del calentamiento global, tenemos que concienciarnos sobre una tecnología que esconde un potencial del que ahora mismo no sabemos donde está su techo", explica el director ejecutivo de Aisoy. "Cuando nos demos cuenta del peligro que representan para la existencia de los humanos, será demasiado tarde" puntualizó :(

SONY AF8 OLED: Una sensación increíblemente real

No cabe duda de que los televisores fueron las grandes estrellas del reciente CES 2018 realizado en Las Vegas. Como sabéis, prácticamente todos los fabricantes aprovechan la feria para mostrar sus novedades, aunque estas llegan al mercado bien entrado el año, entre ellas Sony, quien sigue apostando por el OLED en su gama alta con el nuevo Sony AF8, que llega para sustituir al espectacular A1 del 2017. La nueva serie AF8 mantiene muchas de las características vistas en el modelo anterior, como el panel OLED o el sistema de audio Acoustic Surface. También tenemos el mismo procesador de imagen, el HDR 4K X1 Extreme. Por otro lado, la nueva Serie AF8 llega con soporte para Dolby Vision, HDR10 y Hybrid Log-Gamma. Esto amplia las posibilidades HDR del televisor, aunque es cierto que estas deberían llegar también al Sony A1. Así que el gran cambio de la nueva Serie AF8 es su diseño. Aunque el panel sigue siendo el gran protagonista, Sony ha eliminado el “caballete” del modelo de 2017. En su lugar se ha utilizado una peana algo más convencional y minimalista, para poderse así colocar en varios sitios sin muchas complicaciones. También vemos que la pantalla sigue estando ligeramente inclinada hacia atrás, aunque el panel trasero que lleva las conexiones se ha reducido al máximo. Asimismo, Android TV sigue siendo el elegido para ser el operativo de esta y todos los nuevos televisores de Sony, con lo que tendremos a nuestro alcance Chromecast integrado así como todas las aplicaciones, música, películas, juegos y contenido a través de la Play Store de Google. Sony ha confirmado además que todas sus teles de 2018 llegarán con Nougat, mientras que la actualización a Oreo estará disponible en marzo o abril aproximadamente. Si bien se confirma que la nueva Sony AF8 llegará en 55″ y 65 pulgadas, de momento no tenemos precio ni fecha de su lanzamiento, pero todo parece indicar que no tardará demasiado en estar disponible :)
Creative Commons License
Esta obra está bajo una Licencia de Creative Commons.